30.11.06

De adolescente 2


El caminante se detiene y asoma un ojo por tu ventana.
Calles vacías con olor a vicio. (A que huele el vicio?)

Mi muñeca marca pasada la media noche, con sus manecillas veo el paso tardío de las horas vivas.

Unas sonrisas caídas al recuerdo,
aquí hace mucho frío en mitad de la pasión.

Frente al armario, fuera de lo real, pareciera haber solo una embajada de las buenas palabras del mundo.

Mas aya, cae una lluvia de ilusiones al ritmo del canto a la vida,
vida que ya no hay.

El, se vuelve a asomar, ahora por la puerta
te observa dormida.

Sabe que al final, no eres tu, sino la mujer de ayer.
La otra, a la que abandono en un suspiro,
a la que confío con torpeza lo mismo de siempre.
La que por mas que trato, sin darse cuenta,
por fin lo dejo.

Ahora duermes sola, tranquila, en silencio.
El da un paso atrás, se voltea, y se pierde en la lluvia con su canto,
sin su encanto.
Hasta siempre... en el olvido!

6 comentarios:

  1. Me sentí identificada con esa mujer que aguarda sola en el cuarto, a la que ven por un momento, pero sin que ella se dé cuenta.
    Ciertamente son lluvias de sueños lo que está pasando por mi mente en este momento.
    Muy lindo escrito.
    Saludos desde Venezuela.

    ResponderEliminar
  2. Muy buen escrito. Ahora me pregunto cuanto es el tiempo que estamos dispuestos a esperar a alguien, algunos esperan una vida entera otros tienen la dicha de que los pasan a buscar.

    ResponderEliminar
  3. Al fin y al cabo nunca se olvida, siempre se corre un tupido velo.

    Besitos & Sonrisas

    ResponderEliminar
  4. Esperar, no se, a veces hay que dejar de esperar... sólo se vive una vez... saludos

    ResponderEliminar
  5. quiero decirte que me inspire para hacer un comentario y no se que paso (soy un idiota ?)que no lo mande y lo borre y y no salio. Espero lo que cuente sea ahora ya la intencion. Perdon, era sentimental, en fin.

    ResponderEliminar
  6. tambien este anonimo es mio.
    Saludos

    ResponderEliminar