27.11.06

Valiente!

13 comentarios:

  1. amo esa película y siempre deseé que alguien me dejara una nota así.

    me encanta la escena en la que otto se salta por la ventana con ese viento azotante. cómo se me antoja.

    ResponderEliminar
  2. no necesariamente de mi agrado, sin embargo una de las mejores peliculas para sacar notas mentales para la vida, por poner un ejemplo q rapido viene a la mente.....
    Así es la vida, implacable, alegre y triste. Todo caduca con el tiempo. El amor también
    La gasolina del coche, por ejemplo, si olvidas que se va a acabar te dejará tirado en medio del camino

    ResponderEliminar
  3. Esta noche te espero, mirando al sol.¡Venga valiente, salta por la ventana!
    “La casualidad que estábamos esperando”

    ResponderEliminar
  4. Hola!!, un placer haberte tenido por mi blog y una satisfacción muy grande el haberte servido de compañía, sintiendo la misma sensación que te invadía ayer.
    Con respecto a la pregunta que me dejaste, creo que el sentirse la peor de las mujeres es un estado que varía de una fémina a otra; sin embargo, en lo particular opino que quizá son comunes en ese momento los sentimientos de culpa, de percibirse injusta, de querer obligarte a hacer algo para no hacerle daño al otro, en fin.
    Ahora, ¿qué paso dar?, creo que seguir adelante con tu decisión, así luego te des cuenta de que fue la peor. Cuando descubres que ya no sientes lo mismo por alguien, lo mejor es decírselo, serle sincera, para evitar dolores mayores e incluso la ruptura definitiva, pues si de verdad crees que la persona ha sido lo mejor que te ha pasado, es un regalo poder seguir teniéndola a tu lado, al menos como amigo.
    Te agregaré a "mis confidentes", para seguirte leyendo, pues me gustó tu estilo, sobre todo el post titulado "Entre cuerpo y cabeza".
    Por mi parte, aquí seguiré estando, hablando y dejando salir todo cuanto siento.
    Saludos desde Caracas, Venezuela.

    ResponderEliminar
  5. ¿Es de una película? Ups, yo ya estaba calculando la altura de tu ventana, jajajajaja.
    Saludos, gracias por pasar por mi humilde ranking. Y eso que no dije nada de Garibaldi, jojojo.
    Ripne. Concepción,Chile.

    ResponderEliminar
  6. Y tú, ¿eres tan valiente para saltar por la ventana?

    Muchas gracias por tu visita.

    Saludos desde Chile!

    ResponderEliminar
  7. Para empezar, me ha encantado todo lo que has escrito en tu perfil,... Segundo, es la primera vez que salto por una ventana... te lo prometo... jajaja. Gracias por invitarme a tu cuarto, vengo a hacerte compañía. Confieso que me gusta entrar por la puerta, creo que es lo mejor y lo más conveniente, aunque sea muy tarde.

    Estimada orquidea, creo que has llegado un poco tarde a mi blog,... jejeje; lo que pasa es que estoy a punto de cerrar este círculo de mi vida. Si gustas, con mucho cariño te invito a repasar algunas entradas, te aseguro que TODAS te harán pensar lo impensable y te harán cambiar, aunque sea por un instante. Mi blog desaparecerá con todo y sus escritos... jejeje.

    Un beso en la mejilla.

    P.D. ¡Amo el DF! ¡Amo el teatro!

    ResponderEliminar
  8. muy original y chulo, no sabia que era un pelicula, saludos enormes desde santo domingo!!

    ResponderEliminar
  9. Ay! Sn Jorge salvame que quiero que no quiero... No, no quiero este pobre y lloroso corazón!♪♪ =O

    En realidad se lo escribi a mi orgullo =S chaaa... suelo debrayarme de lo lindo...chevere blog staré por akí... me gusta me ghusta

    See you soon

    ResponderEliminar
  10. Si... open the güindous y ¡tírate! ¡puto!... hahaha...

    Sorry, me acordé de una rola. Ah, por cierto, esa del calcetín está bien ruda.

    "en el suelo me traes, arrastrada por tu amor..." ¡hay nanita!, no, no, no, no me gustó, está muy cruel y me siento herida haha.

    ResponderEliminar
  11. "un calcetín...¡ay amor!...eso soy yo para ti..."

    ResponderEliminar
  12. Yo también amo esa película... ¿qué diría el avioncito de papel que le llega a la mamá de Ana cuando ella y Otto son dos niños saliendo de la escuela?

    ResponderEliminar