10.11.09

Ya valió la otra cuchara roja


Acabo de romper la 2da de las dos cucharas que eran mis favoritas.
Me caga romper cosas. Detesto quedarme sin cubiertos, y peor tantito, si era una de las cucharas que más me gustaba.
Quiero llorar, y no solo porque ya no tengo ninguna de las dos cucharas, sino porque no puedo ser TAN superficial, y dejarme invadir por la tristeza, nada más porque rompí una cuchara.
Chale!
La pura falta de intelectualidad en mis células, me cae.

2 comentarios:

  1. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar