3.4.09

Sección amarilla

Este es el texto que se puede leer en la exposición. Pediré permiso para subir de menos esa foto en la que está basado el texto.


“SECCIÓN AMARILLA”

Espero no deprimir a nadie con esto, pero no por no querer regalar pañuelos kleenex al lado de esto, voy a dejar de decir lo siguiente:

Me cae que lo que más nos gusta de hablar de infancia, es recordar aquella época en que todo lo podíamos.

Más de una tira cómica de Mafalda narra esa sensación de lo absoluto que sentimos cundo chicos.

Es más, me parece incluso absurdo llamar a la etapa de infancia, como “cuando éramos chicos” si la neta, es todo lo contrario. De chavitos es cuando más grandes somos, llegamos a todos lados, no hay no que valga y la imaginación no se da de topes con nada.

- ¿Te cae que no vuelo con esta capa? -

-¡Obvio que soy bailarina con esta falda!-

-Si subo mi silla a la mesa y me paro en ella, ¡soy más alto que tú!-

Y tantas y tantas otras soluciones para poder hacer lo imposible.

Además, cuando ya de plano se te pone la cosa difícil de niño, nada como sacar un par de lagrimitas y dejarlas correr por tus tiernas mejillitas, para que te lean ese cuento otra vez, o te columpien más alto, o simplemente, para que te dejen estar otro ratito más en ese lugar donde te la estas pasando increíble.

- ¿Cómo que no voy a llegar hasta allá? Si traigo mis zapatos mágicos de ¡princesa super poderosa!-

Parece que los adultos no entienden nada caray!

Si na más con poner estos librotes amarillos aquí, ya no necesito la sillita de bebé en la que ni quepo.

Y vieras que luego ese mismo par de tomos, me funcionan para alcanzar el lavamanos, sacarles unas hojitas para hacer la ranita de origami que acabo de aprender, y que a mis papás les van a gustar mucho ahora que regresen de trabajar.

De niño no hay meta que no alcances… excepto cuando te da sueño y ahí sí todo, ¡que se vaya a la tiznada!

4 comentarios:

  1. Maria!! Muchas Felicidades! Oye nunca me llego la invitacion, pero yo ya ire y despues platicamos.

    un beso,
    gardoni

    ResponderEliminar
  2. muy bonito, muy bonito, muy bonito. aplaudos!

    ResponderEliminar
  3. Hasta se me olvidó la afrenta hipocondríaca chilensis de posts anteriores.
    Me ha encantado. Ahora creo que si consigues esas chalas que te quitan el sueño y por las cuales tendrás que prostituirte, te aseguro volverás a sentirte una superheroína.
    Ahora sobre el exbrakets exijo una actualización. Es la historia más sabrosa que he leído últimamente... qué me importa la frivolidad!

    ResponderEliminar