27.2.09

Un epitafio de este momento... y nada mas que eso

Hoy es uno de esos días en que el vestirme de negro se sale de mi habitual comportamiento güevón, por buscar que ponerme que combine con otro qué.
Hoy si me cae que mi negrura es simbólico luto, más que mi habitual estilo de vestir.
Hoy conoceré a ese último eslabón de la cadena de este año. Es como entrar a la habitación y toparte a tu pareja con la amante montada sobre tus propias sábanas, sobre tu cama.
No es para tanto y neta no es un drama. Peor si de vez en cuando uno sanamente debe admitir que el buche se llena de ahogo, de tristeza de “eso”, y hoy es uno de esos días.
Con esta última pieza que corta el cordón umbilical de una antigua vida, igual de pasajera que todas las demás, las de antes, y que probablemente que muchas otras que están por venir. Hoy se entierra ese enorme cadáver exquisito, construido de imaginaciones y de dobleces que este último año se fueron generando.
Ahora sí que nomás queda decir adiós a todo eso que alguna vez me hizo sonreír, soñar y despertar con menos frío, más angustias y un abrazo. Adiós a mi propio miedo a mi falta de talento, adiós a todo eso que marcó una vida adulta, no muy independiente, pero si por muchos lados sorprendente.
Es rarísimo esta cosa de sentir alegría muy cabrona porque algo por fin llegó a su meta, peor al mismo tiempo y por la misma razón, sentir una tristeza profunda y que parece infinita, aunque después de un hondo respiro, la verdad es que se sabe que si que es finita… y que su fin, está llegando.
En fin, no sé ni por qué quería poner este epitafio, pero me sonó prudente en el espacio ese, del uno para el uno.
Mañana amaneceré definitivamente en otra vida.
Y pronto, se que volveré a sonreír como la verdad casi nunca he dejado de hacerlo.

4 comentarios:

  1. Y qué no la vida es una suceción de muertes? Mucha suerte en tu nueva vida, ojalá haya más mariposas y más florecitas de estambre

    ResponderEliminar
  2. Hana,
    Tiene usted toda la razón.¨Por muy fatalista que suene, en esta vida vamso muerte tras muerte reinventándonos. Y si, si duele, peor de hecho, gracias a esta última muerte, se están tejiendo nuevas mariposas, flores y joyas nuevas.

    ResponderEliminar
  3. Andamos rodeadas de duelos... y pasa que al final, nunca son eternos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Una Canción para esos momentos, NO aconsejo escucharla bajo el influjo del alcohool u otra substancia:

    http://www.youtube.com/watch?v=qR7_qW-hDzs&feature=related

    Y aki la traducción:

    http://personal.telefonica.terra.es/web/khanislupus/trads/p_o.htm

    ResponderEliminar