26.1.07

No sé si na mas fué por el ánimo que te pueden dar unos centímetros de mas!

Ya sé que no debería contar esto, antes que nada, quiero decir que NO me siento del todo orgullosa de lo que hice, pero lo tengo que postear, mas a manera de deshaogo que por una verdadera necesidad de publicarlo. No me juzquen, fue un mero "reflejo en son de paz" (Por llamarlo de alguna manera ja ja ja)
Caminaba a eso de las 3 30 de la tarde por la calle paralela a mi calle. Iba al encuentro de un amigo, pa ir a comer y platicar un rato.
Llevo una semana muy rara, como que en general me la he pasado bastante sola, pero al mismo tiempo he estado en contacto con un chingo de gente... Si, eso de que físicamente te pasas todo el día sola, pero el teléfono, los mensajitos, la compu e incluso el correo aéreo, te mantienen en contacto con otros.

El caso es que ahí voy yo por la calle muy feliz, pensando en lo chingón que es caminar con zapatos de tacón, porque todo el mundo te queda a otra altura... No se, iba concentrada mirando al mundo desde una nueva perspectiva.

Caminaba por la banqueta del lado de de acá, no del de la gasolilnera, me caga pasar por ahí porque no falta el conductor asesino que na mas por llegar antes de acabarse la gotita de la felicidad de la gas, es capaz de atropellarte... El caso es que tenía que ir con la mirada pendiente al camellón, porque sé que a Leandro le gusta caminar por la pista de cacas de perro, y habíamos quedado en vernos por el camino, en algún punto inexacto.

Ahí voy yo, dando laaargos pasos, con mi par de extra laaargas piernas gracias a esos aaaltos zapatos, cuando se me posa por detrás, cual sombra, un incauto hablando por teléfono, el muy iluso va narrándome, no es que me esté contando una historia a mi, nooo, va al teléfono describiéndole a no se quién, que va caminando detrás de una chica que... bla, bla, bla.

Uta! Ya se que de buenas a primeras suena a que debí sonrojarme, y pus si, esa fue mi primera acción, (me sonrojo siempre y sin pensarlo, así que no cuenta como un cumplido específicamente, que quede claro), pero luego, en cuestión de segundos, y poniendo bien la atención en lo que este urgido decía, me pregunte automaticamente sobre el porqué de un tipo de hombre, que no puede quedarse callado, o simplemente no incomodar a las mujeres que a su paso pasan? (caminan, se topa, etc. lo que sea, pero me gustó repetir palabras)

Iba yo filosofando sobre esto, ya apunto de divagar hacia temas como el machismo, la necesidad animal del hombre urbano por manifestar su virilidad a diestra y siniestra y además por tantísimos otros puntos de la intimidad violada de miles de formas distintas y clavadeses de ese calibre, cuandoooo...
El muy tarado, ambicioso de sus conversaciones telefónicas en publico, le dice a su interlocutor
- Espérate! Ahorita me adelanto y te digo como esta de enfrente y de su cara!-
Pobre guey!

Yo, que iba en este nivel mas arriba de lo que suelo ir, de pronto me senti como cubierta por un rayo de poder extra luminoso ja , y ofendida, y vengadora y, y, y... Madres! Que sin pensarlo le di un puñetazo en donde cayera, porque ni tiempo me dio de medir pa donde, cuando ya había soltado el golpe.
Chale, no soy de las personas que arregla las cosas a golpes, juro que creo en el poder de la palabra como defensa mas que basta para cualquier tipo de situación, pero esta ves...

No pude mas que golpearlo y mirarlo con reproche, justo afuera de un taller mecánico, así que todos vieron, y pa colmo, del otro lado de la calle hay un restaurante orgánico de esos que a la hora de comer se llenan de gente que habla de bondad, amor, y un mundo sano, mucha yoga, practicas anti estres y... di un show!
El ahora víctima, se refugió en el taller mecánico, y yo, me seguí por mi camino tan tranquila, como si nada hubiera pasado.


Una calle mas adelante, me revisé la mano, y vi que no estaba ni muy enrojecida, además, sé que le di un mal golpe, así que el resultado no fue nada que lo hubiese podido lastimar, pero dentro de mi, algo quedó tranquilo. Me sentí libre.

No creo volver a repetir un innecesario incidente como este nunca mas, o al menos no a la primer predicación, pero confío en que lo de hoy, quedó como una enseñanza social al respeto entre transeúntes.

Y comí con mi amigo y pasé una agradable tarde viendo material calificado aun sin editar y platicando con una serie de desconosidos casuales. Luego regresé a mi casa, ya sin prestar atención de camino a nadie a mi paso y, al llegar a la "esquina verde", antes de cruzar la calle y pasar frente al taller mecánico otra ves, un rayo frío me guió a que me diera la vuelta y tomara mi calle dos cuadras mas abajo de mi casa.

Algún pudor tardío se apoderó de mi, y sonrojada, cambie mi ruta.
Por qué un hombre puede hacerte sentir pésimo a media calle a cualquier hora del día vestida como sea, y en cambio una no puede defenderse sin sentirse la reina de los brutos cavernarios?
Aggght! Entre que tengo ganas de ir a buscar al "narradorsito" y pedirle una disculpa, y me debato por mas bien darle una cátedra sobre el respeto al prójimo.
Se que no haré ninguna de las dos cosas, no me fijé ni en su cara y en este momento, ya son mas mis ganas de ver que plan para esta noche, que recordar incómodos sucesos.
Todo fue tan rápido.

19 comentarios:

  1. Guera, ja me encantan los mejicanismo aunque no te entendí eso de chango y chale.
    Con respecto a tu historia apoyo a los dos. Pésimo, lo sé, pero asi es la life.
    A el por lo care nalga para molestar (por que eso no es piropiar) y a tí por lo care raja para mandar un combo sin más.

    Cada uno sacará sus lecciones y conclusiones. Pero cuando hay que hacer algo hay que hacerlo no más.

    Eso

    super poco claro

    B.

    ResponderEliminar
  2. Que interesante...je...el tipo se lo tenia merecido, es verdad...hay hombres que son asi de tarados...pero es en parte un "halago" a como te veias.....cuando golpees, recuerda cerrar bien la mano, y que tu puño este alineado con tu brazo, para que la muñeca este derecha...ah...se golpea con los dos 1º nudillos, nada mas...y no te olvides de mirar donde se golpea...asi sera mucho mas efectivo la proxima, si es uqe la hay, pero los idiotas no se acaban...al contrario...te dejo un beso ..

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja!
    Excelente!

    Te admiro... yo no me hubiera atrevido en todo caso.

    Qué envidia que por allá sea invierno. ¿No tienes un poco de lluvia que mandar al hemisferio sur?

    Un abrazo desde el actual caluroso Santiago de Chile.
    Soledad.

    ResponderEliminar
  4. Leyendo el post se me ocurren varias cosas:

    "Wonderwoman!!"
    "You go, girl!!"
    "Idola!!"

    Creo que el golpe lo diste por mucha gente que alguna vez se sintio invadido/a en la calle por un desconocido, redimiste a muchos, Bravo!!!

    ResponderEliminar
  5. Mehe reido bastante con tu relato :D Y bueno, pienso que el tipo se lo tiene merecido, por chingón! (¿así se dice?) Es que no es trato para nadie eso, hombre o mujer. Al menos eso creo yo.

    :)

    ResponderEliminar
  6. no manches, ke pendejo el tipo.... jajajjaaja ke discreto!

    solo espero no toparme con esas laaargas piernas ni con tu puño algun por la calle, jejjee


    saludetes chipocludos

    ResponderEliminar
  7. Mal, pobre chico.
    Él mirándote el culo y tú partiéndole la cara.
    Qué paradoja.

    Anda, búscale y dile algo, pobre hombre ¿y si le queda un trauma?
    Ay.

    ResponderEliminar
  8. Bien hecho!! digo tampoco se trata de ser salvajes pero lo que nace del alma pos debe hacerse... jajajaja, que divertido, la neta es que si es incomodo sentirse observada y más de ese modo, con esa narrativa y discreción se merecia el puñetazo...

    usted ya ni se fije, que no hizo nada malo...

    jiji...

    ResponderEliminar
  9. tu post me remitio a una escena de una sexycomedia donde alfonso zayas piropea a angelica chain, lina santos, yirah aparicio, sasha montenegro u otra vedette y esta le responde con termendo madrazo....que escena sòlo porvocaste que saliera el guarro que llevo dentro y querer ver esos zapatitos...

    saludos.

    ResponderEliminar
  10. Jajaja!

    A medida que avanzaba el relato mis pupilas se dilataban expresando la intensidad.

    Me pareció bien que lo compartieras.

    La escritura siempre ayuda.

    SalU2
    T.

    ResponderEliminar
  11. que locura; en verdad me senti atrapado en una clle intranquila...

    saludos...

    ResponderEliminar
  12. Me parece bien, te has sentido invadida y se lo has demostrado a tu invasor, no aceptar que te pasen a llevar esta en cada uno y tu no lo has permitido.

    Saludos.

    Que significa "chingo"?
    soy de Chile.

    ResponderEliminar
  13. El único problema que le veo es que sería más idóneo darle una patada en los huevos porque con el puñetazo aún los hay que se rien por el teléfono contándoselo a su colega.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  14. jajaja, me parece perfecto. Obvio que no es un recurso del cual hay que abusar, pero ante tal falta de respeto y sutileza sería mucho prentender una sonrisa de peace and love como respuesta.
    saludos

    ResponderEliminar
  15. Te admiro, siempre he querido golpear a esos que se sienten con el derecho de mirar y hablar lascivamente frente a nosotras. ¡Bien por ti!

    ResponderEliminar
  16. Lo que hiciste fue lo justo! No creas que es menos violento intimdar con palabras, la verdad es que este chabón fue bastante grosero, intrusivo y agresivo. Bien hecho, Orquídea! Yo te apoyo! Saludos

    ResponderEliminar
  17. juas! que historia niña. no quedaba otra, tenias que golpearlo. hay veces en que hay que hacerlo. me encanto la historia y el estilo con que escribes, buenisimo, ciao.

    ResponderEliminar