16.12.08

Me he de dar esa mano, aunque me espine la boca

Hace algunas tardes apareció por mi vida una mano. Si, si, así como se escucha. Una mano de esas que si miras bien… Uffffffffffffff!
¡¡¡Cosita deliciosa!!!
Apareció de imprevisto, no es que yo fuera buscando manos por mi camino. Pero jijos! Cuando la vi, me cae que me vi con ella y sentí rico rico.

¿Se entiende no?

Fue uno de esos encuentros sorpresivos pero que te hacen sonreír. Me quedé unos instantes mirándola de frente. De buenas a primeras la verdad es que la quería tocar. Pero me aguanté, era mejor observarla antes de saltarle encima.

Un rato, ella estática y yo bastante quieta también, nos quedamos frente a frente, de pronto sentí como de mirarla, me comenzaba a poner roja roja y pues, no me quedó de otra que darle la vuelta, así, para que no notara que me estaba intimidando.

La observé por cada una de sus caras y de sus costados. Lo hice con detenimiento, con curiosidad y con tentación. Fui fuerte de primer instinto, porque me seguí aguantando las ganas de acercarme más. Pero la verdad, es que a simple vista noté que era una mano justo a mi medida, del tamaño, suavidad, color, fuerza y medidas ideales para mí.

¡Mmmmmmmmmmmmmmm!

Como se me antojó hacerme de esa mano caray. Y de ser posible… ¡hasta me llevaba el par!

Es que luego es bien difícil encontrar cosas que le queden TAN bien a uno, y más así, por casualidad.

Realmente esta es una confesión de esas que uno no debe hacer tan públicas, porque el dueño de la mano ya seguro se está percatando con estas líneas, de lo tentada que me quedé… a ser tentada! Y seguro va a pasar de ser un perfecto extraño, a un mamón creído porque jura que me inco ante el poder de su mano. Pero de una ves aviso que NO, a mí nada mas me hace caer de rodillas a la virgen una buena barra de chocolate. Su mano nada mas es un fetiche pecaminoso, que se me cruzó en un momento de distracción mental... pero es eso y NADA más. Ajaaaa?

Pero para como están las leyes de oferta y demanda hoy en día, pues más vale que zozobre, a que me deje con las ganas para siempre.

Esperemos que pronto pueda yo postear acerca de las virtudes reales de dicha mano… porque lo que realmente me preocupa, es quedarme con el puro antojo, y que un día muy lejano, en el que pudiera ser tuviera yo un hijo, me saliera con carita de mano, na mas por no haberme dado esta mano por la que hoy suspiro, me muerdo un labio y respiro en pausas.

Mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm! Cosita deliciosa
Pero qué chingados, si es sólo de una mano de lo que estoy hablando!!! Creo que mi realidad ya de plano desvaría. Debería yo andar deseando cuerpecitos completos. Pero como estamos en etapa de "vacas flacas", me limito a quererme sabrosear la mano y ya.
Es que Uffffffffffff! que mano!
Mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm!

14 comentarios:

  1. no es recomendable quedarse con el antojo, vé y agarra esa mano!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Te entiendo perfecto, a veces la abstracción de las partes puede ser más tentadora que todo el conjunto...

    Está buenísimo por que te podrías convertir en una Dra. Frankenstein moderna y utilizar esas manos con los otros ojos, mas unos labios tentadores, le agregas cerebro y extremidades y tus hijos en vez de cara de mano pueden ser el próximo paso de la evolución, además, prometo contarles las historias de sus padres...

    Ve por ellas!! pronto me gustaría escucharte decir: ¡ESTÁ VIVO, VIVOOOOOO!

    ResponderEliminar
  3. estas habalndo de "Dedos" el de la familia Addams?

    ResponderEliminar
  4. risa loca con el comment de libradita jajajaja

    ay orquídea! si yo te dijera lo que una mano puede hacer...

    JAJAJAJAJAJAJA

    ResponderEliminar
  5. mmmm!!!!! Me enamoré no de una, DE DOS MANOS, el verano pasado... Y pasamos una temporada maravillosa e intensa de tórrido romance. Hasta queeeeeeeeeee, conocí el resto de su familia: el brazo, el codo, el torax y HASTA LA CARA! Y entonces sí, no pude con tanto pariente cerca y decidí que era mejor dejarlas.
    Ahora extraño a mis queridas manos del verano, PERO ESO SÍ, a los parientes cercanos y lejanos no pude soportarlos.¿No podría uno sólo quedarse con las manos?


    (Lo prometido es deuda: eme aquí)

    ResponderEliminar
  6. Aplausoooooooooos por la mano!!!!

    Uta, pero porqué te limitas?!!!! Que nada se pierde con saborarla un ratito nada mas....

    Yo que tú, si me la daba!!!!

    ResponderEliminar
  7. Pues nada, en algunas ocasiones es mejor la suma de las partes y en otras sólamente una mano.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  8. Me imagine a mi madre conociendo a una mano como de la que hablas y (no fue buena idea).

    Te saludo con la misma mano que me hace permanecer en casa, con la misma que me evita pelear con problemas ajenos, con una solitaria mano que imagina por un instante estar en compañia aunque la compañia sea tan efimera como la presencia de un cuerpo, prefiero una sonrisa que una bola de escusas y pretexto, perder una vida por los demonios de otros es tan vacio como un puño a medio cerrar.

    Saludines

    ResponderEliminar
  9. Nomás con la antojadera de encontrarse una mano así... Suspiro.

    ResponderEliminar
  10. manos, ¡manota! Nunca manitas, a menos que sean las de Bernal.
    Una mano de gorrión inspira lo que una vomitada seca, sin embargo una manita como la que te conté... grande, pálida, dedos largos con huesos marcados... Ay que me habla la virgen.

    ResponderEliminar
  11. entiendo al 100 tu historia, y estoy igual. tampoco me quiero quedar con las ganas chingaos!... y ahora siento que de alguna u otra forma, debo hacer hasta lo imposible por tener la mano.

    saludos!... me encantó el post.

    ResponderEliminar
  12. por cierto, hace mucho que no pasaba por aquí, y como me gusta su blog caray, especialmente su descripción y la fasinación por el chocolate que igualmente me da la depresión por la gordura, pero vuelvo a comer para ser feliz jaja...

    encantada de regresar, ojalá plante una orquídea pronto, que sin pretender ser cliché, es una de mis flores favoritas.

    ResponderEliminar
  13. Me acabo de dar cuenta que soy un jitomate.

    ResponderEliminar
  14. Querida Orquídea Susurrante,

    Qué placer es leerte! Cuando estoy embotada con tanto trabajo que ya no puedo ni pensar... abro tu blog, suelto de forma irresponsable todos mis pendientes, y me pongo cómoda a leerte, y lista para reír a carcajadas.

    Gracias por tu buen humor, hasta para reírte de ti misma!

    Un abrazo. Y suerte con esa mano!

    ResponderEliminar