28.1.08

Mi batita negra

Por la cara nos vamos mirando unos a otros. Por los cuerpos na mas nos vamos juzgando y/o enamorando.
Y como nos miramos nos tratamos. Y como nos tocamos, nos saboreamos.

Pués pa mi condición de "experta en tener menos de 3 minutos de resistencia física trepada en una maquina de gimnasio"... vieran las de caras que he visto!
Aquí su segura servidora, de peso tres veces por encima del que debería por salud tener (ya del punto tallas existentes en el mercado... mmmm... mejor guardo mudo silencio), este último fin de año no pude más y me inscribí en un club.
Si, si, uno de esos lugares que te tientan cabrón por la piscina, el vapor y porque la presión de las regaderas es por mucho superior al mejor spa en el que haz estado (y ya de la mamadita de goterito que hay de agua en tu casa... mejor ni hablamos!) que tiene unos salones de duela, en los que en tu mente te miras ya, bailando cual episodio crucial de Flash Dance, pero que cuando regresas a la realidad, na mas aterrizas en una escena de fibraditos bailando empapados de sudor, y al fondo de todos esos cuerpecitos de comercial de cereal de dieta, ves tu conjunto de pants (de pijama, porque hace años que no te compras unos pants que no sean pa dormir... por aquello de que no tienes necesidad... si total, tele se puede ver también re cómoda en calzones, o con la ropa del trabajo, o tus mejores jeans), con movimientos groseros de lo poco que has podido seguir la clase lo frustrada que te sientes!En fin!El caso es que llevo ya mi 1er mes de gimnasio y bueno, que parte de que me creo cabrón, porque de menos ya distingo la elíptica de la escaladora, no he terminado de dejar clara?Bueno, pues ahí me tienen, cada mañana trepada a las 7am, en perfecto estado de zombi, sobre alguna maquinita coqueta que me obliga a mover mi mas de "yo la tengo toda, por eso me veo (mas) que buena" cadera, al ritmo de mis piernecitas que le hacen la competencia cerrada a la mejor pieza de jabugo jamás vista en el mercado, en uno de mis "muslitos" se ve mas Carne Premium, que en todo el cerdo de jabugo... será por tantísimo chocolate con avellana que me he comido a lo largo de mi vida?
Bueno, bueno... al relato... Estas cosas a las que llaman maquinas de hacer ejercicio, son una cosa mas avanzada qe las cremas para eliminar la celulitis en menos de una semana! Te trepas en el robotito ese.Le aprietas un millón de botones complejísimos (esta bien, lo admito, cada pinche mañana llamo al instructor pa que venga conmigo a la maquina y me la haga funcionar)El muy hijo de puta cada pinche mañana, me hace la misma reputa pregunta, mientras le pica a los botoncitos esos Edad?... Peso? ...
Pero si me lleva la chingada! Yo na mas quiero que me ponga en funcionamiento la elíptica, no que me proponga matrimonioo me haga un vestido de novia!
¿Porque le tengo que decir diario mi peso?...
si es evidente que la respuesta es Mucho!
Pero la verdad es que la culpa no la tienen estos elementos uniformados con pants del club, no, no.
La culpa evidentemente la tengo yo, que como el torturador ese, cada mañana lo mismo, le pido que no haga todo el procedimiento tan automático, porque lo quiero aprender, y el muy cerebro apachurrado por tanto músculo de güey, agarra y lo hace en chinga, en vos bajita y tapando el procedimiento con sus manos de tamal... y yo, con el ojo aun sin terminar de abrirse por la hora, me vuelvo a quedar, toda humillada, teniéndole que repetir mis toneladas a oídos de todos los deportistas que a mi alrededor, trepados en otras maquinas que seguro ellos si saben usar, escuchan. Y luego, mi hombre humillador, lo repite, fuerte en libras, lo cual siempre suena a peso de ganado!Ya una ves que logro incorporarme al ejercicio, siempre quedan programados 20 minutos, tiempo que según mi doc. es la onda! con eso no corro riesgo de infarto, pero si poco a poco tendré buena condición... Pues la manga que!Literalmente en el minuto 3, mi cara empieza a ponerse de un morado casi de obispo, y ya para el minuto 6, no falla que el compi de la maquina de al lado, interrumpa su exhaustiva sesión, na mas pa preguntarme << ¿Se siente bien señorita? ¿La puedo ayudar?>>
Uta!
Orgullosa de que ya estoy agarrando el ritmo, de que para el minuto 6, ya llevo como 50 kilocalorías quemadas segun la maquina, y que además, seguro hoy si alcanzo a terminar de menos los 20 minutos de rigor en el aparato, debo voltear y explicarle al don, casi a punta de aliento, que todo esta bien, que ese es mi color natural y que con el sudor se me ha caído el maquillaje que me pongo pa no ser tan morada!
Luego regreso la mirada al frente y ¡Oh sorpresa! Veo por el espejo que mas apantallante que mi color (verdaderamente morado), lo que esta de concurso son las caras de tooooodos mis compañeros de maquinas... y además, la banda de gimnasio es de lo mas mirona, así que nadie finge y si, todos me miran...

Y de puro creída que soy, los primeros días pensaba que era porque me veía buenísima en la maquina... pero ya escucho lo que comentan y no, nadie habla de mi tan evidente belleza (interna), sino de lo mal se me ve el color, y que no vaya a ser que de algo.Ya hasta mis amigos me han hecho comentarios de ese tipo cuando me bajo de mi sesión de elíptica y los encuentro por los pasillos de aparatos, tan sequitos y con buen semblante.En fin, una ves que me asumo como la orgullosa poseedora de una cara de pre infarto.
Nada más reconfortante que bajar a los vestidores, y ponerte un enrollado de toallas pa irte a meter al vapor.Ah que cosa más sabrosa. Pero es ahí, justamente donde empieza mi sesión mas ruda de mañas. Uno, porque tengo mi teoría (C la llamaría una de mis "verdades absolutas personales"), acerca de que si me meto toda sudada de toxinas al vapor, se me van a abrir mas los poros y en lugar de limpiarme, las toxinas que al sudar ya se me habían salido, me van a volver a entrar al cuerpo. De verdad que soy una neurótica! (ya lo sé, y lidio con esa parte mía cada día)Y dos, porque de pronto siento que tanto vapor se me mete por la garganta y se me sierran todos los conductos. Es entonces, donde mi mente empieza a razonar sobre si ¿Mi gran placer es el de torturarme, o me torturo al sentir placer?Bueno, esos son ya mas bien pensamientos de diván, pero en cierto modo, el ejercicio es una terapia pa esta baratija de "mente sana en cuerpo sano".Aunque otra de las GRANDES incógnitas que me surgen en este nuevo ritual de mañanas que estoy llevando acabo, es sobre si la mente se va curando a medida que el puerquecito se va sanando... o si es una cuestión menos paulatina, mas de golpe, un día ya amaneces buenísima y tu cabeza ya no tiene, además, ni un pedo...
Ya saben, esas cosas TAN profundas que una mentecita despierta puede preguntarse a tan pendejas horas de la mañana en un mundo de espejos.
Pero dentro del espacio de joyas que encuentro en esta, mi nueva actividad de la mañanita, una inexplicable y que na mas, pase lo que pase no puedo compartir ni entender (y que al poner aquí, na mas espero no herir susceptibilidades) es esa manía de las mujeres (na mas puedo hablar de este genero, porque no plano irme a cambiar al vestidor de los muchachones) por pasearse en tanga y tacones por todo el vestidor, mientras se secan el pelo, se maquillan y etc.No mamar!Seguro en mas de un caso ha sido todo un logro no tener celulitis, o estrías, pero yo pa ver cuerpos de campeonato, me miro unas revistas, no me ando paseando por toooodo el vestidor!La verdad no lo puedo procesar, creo que dentro de no mucho tiempo, podré hacer un tratado sobre tipos de pezón y cortes de depilado interinglinal. Y no porque necesariamente me clave mirando a detalle, sino porque neta, na mas no hay manera de o ver!Además de que ya detecto ciertos personajes, como una doñita que invariablemente, de camino a la regadera, se va abriendo como alas al vuelo la toalla, quesque porque no le alcanza a dar la circunferencia de su cuerpo, pero va dejándose ver todo, si, si, si, to-do to-di-to. Y yo, que seguro pongo cara de terror, na más tengo esa rara coincidencia de que justo me toca de paso en mi camino el chou!Miedoooooo.También tenemos el caso de la mamacita, que si, en efecto tiene cuerpo de aplauso, y entonces, se pasa media hora encrespándose una pestaña, a la hora de mas uso de vestidores, pa que todas o bien nos acomplejemos, o hagamos el doble del esfuerzo que estamos haciendo, pa ver si así nos podemos poner como ella algún día.Aunque luego no falla la embarazada de ficción, a la que estas a nada de preguntarle cuantos días le quedan pa dar a luz, cuando la ves levantando la barriga pa luego, meterla de manera rara dentro de los pantalones, y en ese momento me vuelve a entrar la cara de terror y, pus ya ni como mirar pa otro lado, ya la cague y a lo mas, debo pedir disculpas por impertinente... aunque generalmente, mejor na mas hago contacto visual, y sonrío.
Y si, seguro ya están todos bien ardidos pensando:
<<¿Pero que no esta ballenita no está como pa no criticar lo ajeno? >>
Y si, tienen razón, no critico, na mas comento, y pa no causar sustos, yo he descubierto mi parte mas monjil (cuando se pensó que monja mas creyente que yo no podía existir ¡Zas! que me sale una faceta aun mas conservadora y por tanto traumada, acomplejada y... obvio, por lo tanto perversa) y soy la clásica que tiene una bata, y se tarda 10 min. más de lo necesario en hacer cualquier cambio, con tal de que no se me vea nada... si, ya sé.
Estoy peor que prepuberta en la clase de educación física. Pero es que admitámoslo: pa dar pena, hablemos de la guerrilla en Kenia o del sida en China.

Pero pa desgracias tan puntuales como un cuerpo descuidado por el exceso de chocolate y la nulidad de movimientos aeróbicos, no, no, no, eso na mas me lo dejo pa mi solita.
Si como ya lo hablamos, hay suficientes cosas feas en el mundo, que no se pueden esconder.
Yo mientras, seguiré usando mi batita negra!

4 comentarios:

  1. Pinche María como te quiero jajajajajajaja, no salgas jamás de mi vida. ¡Viva la batita negra!
    Besos muchos!

    ResponderEliminar
  2. Yo por eso dejé de ir al gimnasio, pa' no frustrarme...
    Pero un día lo retomaré...
    Muy divertido el post.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Jajajajaja...leia y leia y era como si me lo estuvieras platicando.

    Oye?
    Te mando besos y muchos muchos muuuuchos abrazos.
    Te quiero Maria :)

    ResponderEliminar
  4. sí, escribes chido.

    yo también he visto eso en los vestidores de hombres en los gimnasios (solía ir, porque no teníamos agua caliente en mi depa jaja). pero sí, se salen de bañar y andan por ahí viéndose en el espejo sus bolitas, ni que de un día para otra se les fuera a marcar el abdomen por ir al gimnasio, en fin.

    ResponderEliminar