23.8.07

No necesito un kleenex!!!

Nos vamos haciendo viejos…
Difícil es aceptar los cambios. Pero poco a poco a poco todo muta y la realidad se ve con otros tonos. No se sabe bien a bien a que darle importancia y que realmente no importa ya.
Los gustos se transforman cuando no varían hasta el opuesto.
Antes amaba el pollo, ahora me da asco.
No tengo miedo a la amargura, pero me sorprende la neurosis. La intolerancia que nunca se que tenía, hoy en día es la bandera con la que navego. Y me duele, neta me duele no saberme esa niña que por todo reía, incluso cuando algo la hería. Ahora respondo con un golpe por adelantado y no entiendo porque el otro se sorprende. Si al fin y al cabo ese tendría que ser el resultado natural de sus actos para mi persona.
Me acuerdo cuando miraba todo con ilusión de polvos mágicos, luego lo vivía y me sentía hechizada. Hoy lloro porque la ilusión se seca poco después de descubrir los componentes de dicha fantasía.
Añoro esa sensación de vivir en la burbuja de jabón más grande del mundo.
Río por mi nostalgia, lloro por mi olvido de esencia.
El insomnio me reclama los recuerdos de la caída del imperio de la niñez. La infancia queda en los cimientos de mi persona. Las muñecas me siguen asustando y los autitos me siguen fascinando.
Mi comida favorita ya no son los ravioles de carne o de queso con salsa de tomate, ahora es el arroz japonés al vapor con pasta de Tampico y un poco de soya baja en sodio.
Miro el afuera y no lo entiendo ¿Qué fue lo que pasó para que las maravillas dejaran de serlo?
Me asusta que lo grave no me parece tan grave.
Me angustian las realidades totales, pero terminan pro darme lo mismo las individuales.
¿Egoísmo?
No lo sé.
¿Frialdad?
Que más da.
Me aburre el hecho de construir nada mas para uno mismo
¿Porque no mejor hacer castillos en el aire y aterrizarlos en desiertos donde pudiéramos poblar nuevas formas de ver la vida, de concebir el mundo?

2 comentarios:

  1. Viejas orquideas marchitas en mi cerebro reclaman el aroma de la vuelta, aterrizando de a poco por aca, a veces, a veces pienso que voltear atras es la enfermedad, a veces me convenzo que no es mas que un sintoma de la grandeza.. Donde andas y que haces para pensar de nuevo en mi mente...
    La obsesion es evidente.
    Viejos saludos, renovados ayeres
    Y la actitud ? siempre en sentimientos.....
    Saludos, muchos....

    ResponderEliminar
  2. maria,

    estoy de acuerdo. nos vamos haciendo viejos...

    por otro lado, te extraño.

    besos,
    gardoni

    ResponderEliminar